Herramientas

HTML

PDF

Metadatos de indexación

Cómo citar un elemento

Imprimir este artículo

Política de revisión

Envía por correo este artículo (Se requiere entrar)
Enviar un correo electrónico al autor/a (Se requiere entrar)

ARTÍCULO ORIGINAL

Consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes del Área IV del municipio de Cienfuegos

Alcoholic beverage consumption in adolescents of Area IV of the Cienfuegos municipality

1 Universidad de Ciencias Médicas, Cienfuegos, Cienfuegos, Cuba, CP: 55100
2 Policlínico Área V, Cienfuegos, Cienfuegos, Cuba, CP: 55100


RESUMEN

Fundamento: actualmente se aprecia un incremento del consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes, lo cual puede convertirse en un importante problema de salud.
Objetivo: describir el consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes.
Métodos: estudio descriptivo realizado de enero 2014 a enero del 2015, en el área IV de salud del Municipio Cienfuegos, que incluyó 315 adolescentes seleccionados mediante muestreo aleatorio simple. Se analizaron las siguientes variables: edad, sexo, consumo de alcohol, edad de inicio al consumo de alcohol, primera bebida alcohólica que consumió, frecuencia del consumo, lugar donde consume, si ha sufrido de estado de embriaguez y sensación experimentada, consumo de alcohol por los familiares con los que convive y por amigos o compañeros de colegio, información sobre de los efectos indeseables del alcohol y quién le proporcionó la información.
Resultados: todos los adolescentes refirieron que consumen bebidas alcohólicas; el 58, 4 % lo inició con la ingestión de cerveza; el 22 % consume una vez por semana; el 88, 9 % lo hace en bares, discotecas y lugares públicos; 50, 5 % de los consumidores son fumadores y el 73, 6 % refirió a la familia como fuente para obtener información sobre consumo de alcohol. La edad de inicio del consumo en general es entre los 14 y 16 años, con un inicio más temprano en el sexo femenino. Casi la totalidad refirió consumo de alcohol por familiares, se presentó una relación casi similar por amigos o compañeros de la escuela y la totalidad conocen los efectos indeseables del alcohol.
Conclusiones: el consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes constituye un problema de salud en el territorio.



Palabras clave: consumo de alcohol en menores, problemas sociales, atención a la salud, salud del adolescente

ABSTRACT
Foundation: There is currently an increase in the consumption of alcoholic beverages in adolescents, which can become an important health problem.
Objective: To describe alcoholic beverages consumption in adolescents.
Method: A descriptive study conducted from January 2014 to January 2015, in Area of health IVof the Cienfuegos Municipality, which included 315 adolescents selected through simple random sampling. The following variables were analyzed: age, sex, alcohol consumption, age of onset of alcohol consumption, first alcoholic beverage consumed, frequency of consumption, place of consumption, if experienced drunkenness and experienced sensation, alcohol consumption by relatives with whom he lives and by friends or schoolmates, information on the undesirable effects of alcohol and who provided the information.
Results: All adolescents reported consuming alcoholic beverages; 58, 4% started it with the ingestion of beer; 22% consume once a week; 88, 9% do it in bars, discos and public places; 50, 5% of consumers are smokers and 73, 6% referred to the family as a source for information on alcohol consumption. The age of onset of consumption in general is between 14 and 16 years, with an earlier onset in the female sex. Almost all referred alcohol consumption by relatives, showed a near similar relationship by friends or school friends and the whole know the undesirable effects of alcohol.
Conclusion: Alcoholic beverage consumption is a health problem in the Territory.

Keywords: underage drinking, social problems, health care (public health), adolescent health

INTRODUCCIÓN

El consumo de sustancias psicoactivas a lo largo de la historia se ha manifestado en relación con las características socioeconómicas e ideológicas de las sociedades. En 1849, Magnus Huss, médico sueco, habló por primera vez del término alcoholismo, medio siglo después Jellinek en sus trabajos determinó el alcoholismo como una enfermedad.1  

En el  siglo XXI se puede apreciar un  incremento mundial en el  consumo de alcohol, se señalan cifras de alrededor del 70 % de la población vinculada al consumo. En Cuba, se considera que el 45,2 % de la población mayor de 15 años consume bebidas alcohólicas,2 fundamentalmente en los rangos de edades comprendidos entre 15 y 44 años de edad y la mayoría de los dependientes alcohólicos tienen edades comprendidas entre 25 y 42 años, en los últimos 15 años se ha observado una tendencia al aumento del consumo a escala social, demás se ha identificado que las edades de iniciarse en el  consumo  se encuentran en la  etapa de la adolescencia.

La adolescencia es la etapa de la vida de paso de la infancia a la edad adulta del ser humano y constituye un período transicional. Dicha etapa es un período idóneo para la adopción de hábitos y actitudes, especialmente en el uso de sustancias adictivas que posteriormente pueden permanecer en la adultez, si no son bien manejadas, y llegan a afectar la salud del individuo y la sociedad.3

En Cuba diversas investigaciones han evidenciado la magnitud del problema y se ha reportado que el inicio del consumo de etanol se produce en las etapas de la adolescencia temprana,4 así mismo  el consumo de alcohol y el alcoholismo en la provincia de Cienfuegos, constituye un problema de salud, a nivel individual, familiar y comunitario. Es  importante considerar que las estadísticas relativas a esta adicción se dificultan por no ser evaluada con similares criterios en todas las instituciones de la Atención Primaria de Salud por la inestabilidad existente en los diferentes equipos básicos de trabajo de los Consultorios Médicos de la Familia. Las mediciones realizadas en el  Proyecto CARMEN 2 presentaron cifras de aproximadamente 2 % para el alcoholismo  como  factor de riesgo.5

Por tales razones se realizó esta investigación con el objetivo de describir el consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes del área de salud No. IV del Municipio Cienfuegos.

MÉTODOS

Se realizó una investigación descriptiva, durante los meses de enero 2015 a enero de 2016, en un universo de 633 adolescentes de los consultorios médicos de familia No. 5, 7, 8,18 del área de salud  IV del municipio Cienfuegos, provincia Cienfuegos. Fueron seleccionados mediante muestreo aleatorio simple 315 adolescentes que cumplieron con los siguientes criterios de inclusión: haber aceptado de forma voluntaria participar en la investigación y no presentar discapacidad física, mental o ambas que le imposibilitaran su participación.

La investigación se realizó  previo consentimiento informado por la  directora del área de salud No. IV del municipio de Cienfuegos y padres de los adolescentes seleccionados en la muestra.

Se aplicó una encuesta, instrumento mediante el que se recogieron las diferentes variables a estudiar, que fue contestada de forma individual y estrictamente confidencial.

Se estudiaron las siguientes variables: edad, sexo, consumo de alcohol, edad de inicio al consumo de alcohol, primera bebida alcohólica que consumió, frecuencia del consumo, lugar donde consume, si ha sufrido de estado de embriaguez y sensación experimentada, consumo de alcohol por los  familiares con los que convive y  por amigos o compañeros de colegio, información sobre de los efectos indeseables del alcohol y  quién le proporcionó la información.

Se realizaron distribuciones de frecuencia utilizando para el análisis el cálculo de las frecuencias absolutas y relativas.

 Los datos se procesaron mediante el paquete estadístico SPSS (Statistic Packagefor Social Sciencie) versión 15,0. Los resultados se presentan en tablas mediantes números absolutos y porcentaje.

Antes de ser incluidas en el estudio se le solicitó a cada adolescente seleccionado o seleccionada según los criterios establecidos, su consentimiento informado, con el objetivo de respetar  su autonomía y el respeto a la autodeterminación de los mismos.

Se explicaron los objetivos del estudio, la importancia de su participación y beneficios de los resultados, así como la posibilidad de abandonar el estudio si así lo deseasen, sin repercusión alguna.

 Se les garantizó el anonimato y la confidencialidad de la información que ellos aportaran, se les confirmó que la misma solo será utilizada con fines científicos.

RESULTADOS

De un total de 315 adolescentes, 141 (44,8 %) pertenecen al sexo masculino y 174 al femenino para un 55,  2 %. En el grupo etario de 11 a 14 se encuentran 166 adolescentes para un 52,7 % y entre 15 y 19 años 149 (47,3 %). En los adolescentes masculinos del grupo de 11- 14 años, el consumo se presenta en un 47,5 % (67), casi similar al encontrado entre 15-19 años con 46,8 %.  Para el sexo  femenino en el  grupo etario de 11- 14 años el consumo se presenta en un 47,7 % (83), y en el grupo de 15-19 años es de 37,3 % (65 adolescentes). En los adolescentes del sexo masculino el porciento de consumo de alcohol se eleva a 94,3 % y en el  sexo femenino  se comporta en un 85, 0 %. De un total de 315 adolescentes estudiados el 89, 2 %  consume bebidas alcohólicas y  solo 10,8 % (34 adolescentes) no lo hace. (Tabla 1).

85, 0 %. De un total de 315 adolescentes estudiados el 89, 2 %  consume bebidas alcohólicas y  solo 10,8 % (34 adolescentes) no lo hace. (Tabla 1).

Del total de adolescente, la mayor cantidad comenzó a beber en las edades entre 14 y 16 años (34, 0 %), pero según sexo, los varones comenzaron en un mayor porciento en las edades entre 17 y 19 años (48, 2 %) frente a las hembras, en que solo el 17, 2 % lo hizo  esa edad. Es de destacar que el 24, 1 % de los adolescentes comenzó a beber entre las edades de 11 a 13 años, fundamentalmente  las hembras (37, 4 %). Solo el 10,8 % de la muestra estudiada refirió no haber consumido alcohol. (Tabla 2).

De forma general  la bebida de inicio más consumida fue la cerveza, con un 58, 4 % (164 adolescentes), seguida por el  ron con un 26 % (73 adolescentes),  el  vino  con un 12, 1 % (34 adolescentes) y con un 3,5 % el  consumo de otras bebidas que fue referido por 10 adolescentes y se corresponde con tragos con mezclas de licorería. Ningún adolescente masculino  inició el consumo  con vino, tampoco refirieron otras bebidas y la bebida consumida por primera vez fue la cerveza con un 73,9 % (98 adolescentes), 35 adolescentes señalaron el  inicio con el  ron para un 26,1 %. En el sexo femenino se evidenció que el  mayor número de adolescentes (66) inició el  consumo  con cerveza  para un 44, 6 %, seguido  por el consumo de ron (38) con un 25,7 %. El inicio con vino  es de 23 % con 34 adolescentes femeninas  y 10 adolescentes para un 6,7 % refirieron el inicio del  consumo  con otras bebidas. (Tabla 3).

Al analizar la frecuencia con que consumen alcohol los adolescentes se comprobó un mayor porciento de consumo los fines de semana con un 61,2 % (172 adolescentes de forma general). Al analizar estos resultados según sexo se apreció que el  porciento de consumo los fines de semana es más elevado en el sexo femenino que en el masculino, con 66,9 %(99 adolescente) y 54,85 % (73 adolescentes) respectivamente. El 22 % bebe una vez por semana (62 adolescentes ) fundamentalmente los varones y del total de adolescentes, el 13, 2 % lo hace una vez al mes. Se pudo apreciar que 7, 5 % de los varones consume todos los días. (Tabla 4).

Los lugares en que con más frecuencia refirieron haber consumido alcohol fueron los bares, discotecas y fiestas, así como lugares públicos, sin embargo no resultó despreciable el que 23, 1 % mencionara la escuela (8, 9 %) o el domicilio (14, 2 %).  En el  sexo femenino  el porciento de consumo en bares y  discotecas  es de  95, 9 %, superior al del sexo masculino con 72,9 % ( 108),  el  consumo en lugares públicos muestra cifras de 42,3 % y  también se comporta superior en el  sexo masculino con  66 adolescentes para un 49, 6 %. (Tabla 5).

Se pudo apreciar que del 100 % de los  adolescentes que refieren consumir bebidas alcohólicas, el  39, 1 % (110 adolescentes) señalaron haber presentado estado de embriaguez alcohólica al menos en una oportunidad, superior en el sexo masculino; el 60, 9 % no refirió haber sufrido estado de embriaguez. (Tabla 6).

El mayor porciento de los adolescentes 60,5 % (170 adolescentes) ha experimentado sensación de placer con el consumo de bebidas alcohólicas, más elevado en el sexo  femenino con 69, 9 % (93 adolescentes) y en el sexo masculino 52 % con 77 adolescentes. La desinhibición fue experimentada por el  52, 7 %(148)  de los adolescentes estudiados, es importante señalar que esta variable fue muy superior en el  sexo  masculino con 65, 4 % (87 adolescentes). La sensación de relajación fue experimenta en un 48,4 % (136 adolescentes)  de forma general; al  analizarlo  según sexo, aquí se presenta diferente al  placer y  la  desinhibición que expone por cientos más elevados en el  sexo  masculino, en este caso la relajación ( diversión o  desahogo) exhibe cifras más elevadas en el sexo femenino con un por ciento de 60,1 % (89 adolescentes), en el  sexo  masculino la sensación fue experimentada por 47 adolescentes para un 35,3 %.

De los adolescentes estudiados, 10 del sexo femenino refirieron no  experimentar ninguna sensación para un 3,6 % de forma general, lo que se corresponde con un 6, 7 % para este sexo. (Tabla 7).   

Al analizar la relación entre el  hábito de fumar y el  consumo de bebidas alcohólicas se apreció una  asociación significativa, pues, de manera general, de un total de 281 pacientes que consumen alcohol, el  50, 5 % fuma y el 49, 5 % no lo hace, esta relación es más evidente en el sexo  masculino  donde se puede apreciar  que de 133 pacientes que consumen bebidas alcohólicas el 72,1 % fuma y el 27, 9 % no lo hace. En el  sexo  femenino no se comporta igual  pues de 148 adolescentes que consumen alcohol, solo el  31,1 % consume cigarrillos y  el  68, 9 % no  lo  hace. (Tabla 8).

La relación entre el consumo de bebidas alcohólicas en los  adolescentes con el consumo por amigos o compañeros de la escuela mostró que, de manera general, el 67, 0 % (211 adolescentes), refirió consumo de alcohol por amigos o compañeros de la escuela, 31 no refirieron consumo para un 9, 8 % y el 23, 2 % refirió que familiares y amigos consumían rara vez.  (Tabla 9).

El  100 % de los  adolescentes estudiados conoce los  efectos indeseables del  alcohol, eso  es un elemento importante a considerar. (Tabla 10).

En relación con la fuente por la que los adolescentes refirieron haber obtenido la información sobre los  efectos indeseables del alcohol, es importante señalar que el  mayor porciento correspondió a la familia con un 73, 6 % (232 adolescentes), de ellos el 85 % corresponde a los  adolescentes del  sexo masculino  y el  78,7 %  al  sexo femenino. Los varones refirieron 39, 7 % y 36, 2 % para la escuela y los profesionales de la salud respectivamente y en el sexo femenino 43,7 % y 53, 4 % para ambas fuentes  respectivamente. El 55, 5 % declaró recibirla por los medios de información. (Tabla 11).

DISCUSIÓN

El consumo de alcohol genera diversos problemas de salud en las personas consumidoras; es importante considerar la afectación que ocasiona en la  esfera social, al afectar los servicios de salud con aumento de los gastos originados por la atención a estos pacientes y sus familiares, aumentar los conflictos y violencia en la familia y en la  sociedad, así como  otros efectos negativos. 

Un número elevado de autores señala, en correspondencia con los resultados de esta investigación,  que el consumo de alcohol es más elevado en el sexo masculino que en el femenino.6

No existe una causa conocida para el abuso del alcohol y del alcoholismo. Las investigaciones sugieren que ciertos genes pueden incrementar el riesgo de dependencia de sustancias adictivas, dentro de ellas el alcohol. Algunos autores han identificado hasta 400 genes humanos afectados en adicciones a ciertas drogas.7,8

Para analizar el  consumo de alcohol en adolescentes, el  profesional de la salud nunca debe olvidar los rasgos que caracterizan a este grupo etario, pues esta etapa se caracteriza por transformaciones y cambios, por nuevas formas de mirar el mundo. En oportunidades, debido a  la falta de inhibición que produce el alcohol, en esta etapa de la vida se incrementa la  posibilidad de aparición de adicciones, debido a la necesidad de independencia y autoafirmación, la curiosidad, la sensación de invulnerabilidad, la búsqueda de emociones y de aceptación en el grupo de iguales. Estos comportamientos pueden llegar a convertirse también en una forma de mostrar rechazo a las prescripciones adultas, y ser expresión de frustración, de protesta ante la moral, la política o las reglas económicas imperantes en la sociedad. 3

Se aprecia en la  literatura revisada que diferentes autores han encontrado que los hábitos tóxicos aparecen con mayor frecuencia en el sexo  masculino, aunque es de destacar que la relación se estrecha cada vez más en la  modernidad, por lo que es necesario realizar acciones de salud en correspondencia con las característica del  fenómeno ya en el siglo  XXI.9

Es importante considerar que los resultados referentes al aumento del consumo de alcohol y  la edad de inicio del consumo de bebidas alcohólicas según sexo, se corresponden con los expuestos por el reporte del Estatus Global de Alcohol y Salud de la Organización Mundial de la Salud del año 2014 en países como México, Brasil, Cuba, República Dominicana, Ecuador, Granada, Colombia y Estados Unidos,10,11 y según criterios de los autores, esto obedece a que el desarrollo de los caracteres sexuales en la adolescente femenina ocurre generalmente a edades más tempranas que en el sexo masculino, este despertar sexual hace que la adolescente femenina comience  las salidas a fiestas, lugares nocturnos, relaciones con individuos masculinos mayores a su edad  que pudieran influenciar en ese fenómeno, sin dejar de considerar que el comportamiento humano es variable y depende de las normas culturales y sociales, especialmente en la adolescencia.

Las autoras de la investigación sostienen el  criterio de que se debe realizar un trabajo  educativo con los adolescentes, acciones que son cruciales dadas las características de la edad. Los adolescentes consumidores de bebidas alcohólicas tienden a “probar y experimentar” el consumo de sustancias estimulantes con el riesgo de iniciar el consumo de otras drogas, además se señala la adolescencia como la etapa más difícil y vulnerable. En este periodo de conflictos, reajustes y adaptaciones de muy variada índole, el entorno sociocultural y la influencia de los pares, configuran el surgimiento de un perfil que perdurará a lo largo de la vida de cada persona.8

El consumo de alcohol implica complicaciones a corto y largo plazo, lo que acarrea consecuencias psicosociales, depresión, fracaso académico e irresponsabilidad, que ponen al adolescente en riesgo de accidentes, violencia, relaciones sexuales no planificadas e inseguras, produce efectos sobre el  sistema nervioso central, lentifica funciones cognoscitivas (percepción y juicio), motoras (equilibrio y reflejos), y emocionales (sensatez y madurez).11,12

Diferentes estudios sostienen una correlación importante entre el consumo de alcohol y la violencia pues, bajo los efectos provocados por estado de embriaguez, el individuo no piensa en las consecuencias de los actos o dejan de importarle, se presentan alteraciones y bloqueo de las funciones frontales del cerebro, lo cual  incrementa la agresividad, los adolescentes pueden verse involucrados en riñas callejeras, en pandillas y en actividades delictivas, además incrementa la vulnerabilidad de los jóvenes frente al consumo de otras sustancias adictivas.3,13

El consumo de alcohol en la adolescencia incrementa cuatro veces la probabilidad de padecer trastornos de personalidad e incrementa al doble el riesgo de ser alcohólico antes de los 24 años. 14

Referente a la bebida más consumida en la primera vez, algunos autores señalan a los vinos y bebidas fuertes, sin embargo otros señalan a la cerveza como la bebida internacional por excelencia, comportándose así en los adolescentes estudiados.14

Se aprecia que los adolescentes estudiados refieren el  mayor porciento de consumo de bebidas alcohólicas los fines de semana, estos resultados  se corresponden con los encontrados por otros autores. 15

Un elemento  a valorar es que en la mayoría de la literatura revisada se aprecia que el abuso del consumo de alcohol está aumentando en diferentes regiones del mundo, es interesante señalar que se plantea por algunas investigaciones que alrededor de 1 de cada 6 personas en los Estados Unidos tiene un problema con la bebida. 3

La presente investigación coincide con los  resultados encontrados por otros autores donde señalan que a esa edad generalmente los jóvenes se inician con las salidas nocturnas, se reúnen en grupos, quieren estar acorde a la moda, imitar a amigos, comienzan con la búsqueda de los ídolos, esto condiciona al  alto por ciento de consumo en bares, discotecas y  fiestas.14

En el estudio, un elemento a considerar es que el estado de embriaguez referido por los adolescentes consumidores de bebidas alcohólicas, que corresponde a más de un tercio de estos, aporta cifras más elevadas de los  encontrados por otros autores que oscilan de 14 a 24 %.15

En un estudio realizado en Bogotá Colombia, cuando se analizó la relación entre el tabaco y el alcohol se observó que aproximadamente un cuarto de los  jóvenes estudiados que consumían alcohol también tenían el hábito de fumar, con un mayor consumo por parte del sexo masculino, en la presente investigación no se aprecia una relación significativa, pero si se expone que coincidentemente en el sexo masculino, se aprecia una evidente tendencia para ambos consumos.10

Un elemento importante a considerar es que la totalidad de los adolescentes estudiados conoce los  efectos indeseables del alcohol en el organismo, sin embargo la mayoría de ellos consume algún tipo de bebida alcohólica, estos resultados pueden estar relacionados  con la temprana edad de inicio en este hábito, la falta de información y control  en los hogares de estos adolescentes y a una sociedad aún permisiva y tolerante ante ciertas conductas.

Consideran las autoras de la investigación que a pesar de apreciarse que las tres cuartas partes de los adolescentes estudiados refieren que han obtenido la información a través de la familia,  por el papel educativo que corresponde a la familia como célula básica de sociedad,  por la función educativa que le concierne desarrollar con sus hijos, este porciento es aún insuficiente, pues el ciento por ciento de las familias tiene la obligación de educar a sus hijos,  acorde con los valores y las normas  de la sociedad, lo cual contribuiría a estilos de vida saludables en esta población adolescente.16

Referente a la obtención de la información a través de los medios de comunicación masiva es de señalar que la  sociedad cubana ha ganado en este sentido, la televisión, con sus spot educativos, la radio con sus programas de orientación y la prensa escrita con sus sesiones  educativas ha ganado mucho en los últimos tiempos, sin embargo las autoras consideran que aún es poco, debemos seguir buscando  alternativas para que estos mensajes lleguen más al adolescente, pues estos son los que menos ven la televisión, pocos oyen la radio y el periódico no es atrayente para este grupo etario, a criterio de las autoras se deben recuperar las revistas dedicadas a la juventud que en la etapa del periodo especial, por carencias para la impresión, dejaron de circular.

Se aprecia que la escuela y los profesionales de la salud, a pesar de exponer porcientos por encima de un tercio ( 41,9 % y 45, 7 %), están evidenciando que todavía queda mucho por hacer, pues durante el proceso docente educativo de las  diferentes enseñanzas en Cuba se gestan objetivos educativos y en el periodo de la adolescencia hay que profundizar y reafirmar las estrategias educativas que favorezcan estilos de vida saludables y a alejar a las y los adolescentes de los  factores de riesgo para su  salud.

En relación con los profesionales de la salud, la atención primaria en Cuba desarrolla fundamentalmente acciones de promoción y prevención de salud, con enfoque de riesgo, las mismas están establecidas mediante  acciones integrales, intersectoriales con participación de la comunidad organizada, al analizar los  porcientos anteriores se puede inferir que en este grupo poblacional no se están desarrollando las acciones de intervención educativas con eficiencia o al menos, en el área estudiada no han aportado los frutos que se necesita.

La investigación expone un fenómeno  local que constituye un caso a resolver no solo en Cuba sino  en la mayoría de los  países de diferentes latitudes, sin embargo para lograr visualizar resultados favorables, la estrategia debe constituir una prioridad no solo para la salud pública, sino como  se señala anteriormente debe intervenirse con una estrategia intersectorial, con apoyo gubernamental, solo  así se puede combatir este flagelo.

Se puede concluir que el consumo de bebidas alcohólicas en adolescentes constituye un problema de salud en el  territorio, corresponde a la familia, la escuela y  a la comunidad, contribuir mediante una estrategia educativa a la reducción del consumo. Los lugares más frecuentes donde el adolescente refiere consumir bebidas alcohólicas corresponde a bares, discotecas y lugares públicos, fundamentalmente los  fines de semana, por lo que debe constituir un elemento crucial para los sectores gubernamentales y las instituciones involucradas el desarrollo de  una intervención con miras a disminuir la venta de alcohol.

Es importante considerar que un por ciento importante de los adolescentes ha experimentado sensación de placer con el consumo de bebidas alcohólicas, y se aprecia una relación entre el consumo de alcohol y el hábito de fumar, así como con el consumo de alcohol por familiares, por amigos o compañeros de la escuela. Estos hallazgos inducen a realizar actividades educativasutilizandodinámicas familiares y otras técnicas con la participación de grupos de relación y acciones intersectoriales.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1 Velázquez Pérez CF, Araiza Romero LO, Pérez Heiras CP. Impacto del consumo de alcohol en el rezago, reprobación y deserción escolar del estudiante de nivel universitario [Internet]. Chihuahua: Universidad Autónoma de Chihuahua; 2014 [citado 13 Nov 2016]. Disponible en: http://www.fca.uach.mx/apcam/2014/04/04/Ponencia 87-UACH.pdf
2 Perdomo Gómez A, Castillo Rojas L, Herrera Valor NL, Curbelo Laws M, Toledo Martín L. Comportamiento de los adolescentes ante el consumo de alcohol en el Consejo Popular “El Vaquerito”. MEDICIEGO [revista en Internet]. 2014 [citado 13 Nov 2016];20(1):[aprox. 12p]. Disponible en: http://www.revmediciego.sld.cu/index.php/mediciego/article/view/136
3 Garcia Do Nascimento P, Molerio Pérez O, Pedraza Duran L. La prevención del tabaquismo y el alcoholismo en adolescentes y jóvenes desde las instituciones educativas. Psicogente [revista en Internet]. 2014 [citado 16 Nov 2016];17(31):[aprox. 20p]. Disponible en: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0124-01372014000100007
4 García Rodríguez T, Yong Medina CA. Consumo de alcohol en adolescentes: inicios, factores de riesgo e influencia familiar. Rev. Hospital Psiquiátrico de La Habana [revista en Internet]. 2014 [citado 19 Ene 2017];(Supl):[aprox. 16p]. Disponible en: http://www.revistahph.sld.cu/sup esp 2014/consumo de alcohol en adolescentes.html
5 Espinosa Brito AD, Ordúñez García PO, Álvarez Li FC, Diez Martínez de la Cotera E, Armas Águila Y, Espinosa Roca AA, Vázquez Falcón LE, Marrero Pérez RV. El Proyecto Global de Cienfuegos. Diez años después. 1st. Virtual Congress of Cardiology [Internet]. Buenos Aires: Federación Argentina de Cardiología; 2000 [citado 18 Ene 2017]. Disponible en: http://www.fac.org.ar/cvirtual/tlibres/tnn2350/tnn2350c.html
6 Abreu Mendes AM, Jomar Tavares R, Souza Nascimento MH, Guimarães Mendonça R. Consumo nocivo de bebidas alcoólicas entre usuários de uma Unidade de Saúde da Família. Acta Paul Enferm [revista en Internet]. 2012 [citado 30 Ene 2017];25(2):[aprox. 12p]. Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0103-21002012000200021
7 Kumate Rodríguez J, Tapia Conyer R, Moreno K, Fernández Cáceres C, Sánchez Huesa R, Prado García A, Rétiz Márquez IR. Cerebro y sustancias psicoactivas. Elementos básicos para el estudio de la neurobiología de la adicción [Internet]. Tuxtla Gutiérrez, Chis: Centro de Integración Juvenil; 2016 [citado 12 Ene 2017]. Disponible en: http://www.cij.gob.mx/pdf/LibroSerieTecnicaCerebro2016.pdf
8 Trastorno por consumo de alcohol. MedlinePlus [Internet]. Bethesda: U.S. National Library of Medicine; 2016 [citado 18 Ene 2017]; . Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000944.htm
9 Nash Campos N, González Beristain J, Hernández Cruz LS, Bravo Yeo LA, López Ariza MF. Prevalencia en el consumo de alcohol en los adolescentes. Psicología de la Salud [revista en Internet]. 2015 [citado 23 Ene 2017];17:[aprox. 12p]. Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/prevalencia-consumo-alcohol-adolescentes/
10 Cortés Ruiz DM, Castelblanco Arango MP. Edad de inicio, caracterización sociodemográfica y consumo de sustancias psicoactivas lícitas (alcohol y tabaco) en un grupo de escolares de un colegio público de la ciudad de Bogotá [Trabajo de grado]. Bogotà D.C: Pontificia Universidad Javeriana; 2012 [citado 19 Nov 2016]. Disponible en: http://repository.javeriana.edu.co/handle/10554/13731
11 Organización Mundial de la Salud. Global status report on alcohol and health [Internet]. Geneva: World Health Organization; 2014 [citado 21 Ene 2016]. Disponible en: http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/112736/1/9789240692763_eng.pdf?ua=1
12 Castaño-Pérez GA, Calderón-Vallejo GA. Problemas asociados al consumo de alcohol en estudiantes universitarios. Rev Latino-Am Enfermagem [revista en Internet]. 2014 [citado 12 Ene 2017];22(5):[aprox. 12p]. Disponible en: http://www.scielo.br/pdf/rlae/v22n5/es_0104-1169-rlae-22-05-00739.pdf
13 Chang de la Rosa M, Cañizares Pérez M. Consumo de bebidas alcohólicas y ambiente social. Un enfoque multinivel. Rev Cubana Hig Epidemiol [revista en Internet]. 2010 [citado 28 Ene 2017];48(2):[aprox. 12p]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1561-30032010000200002&lng=es
14 Cicua D, Méndez M, Muñoz L. Factores en el consumo de alcohol en adolescentes. Pensamiento Psicológico [revista en Internet]. 2008 [citado 12 Ene 2017];4(11):[aprox. 14p]. Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=80111671008
15 Pérez Rosabal E, Soler Sánchez YM, Pérez Rosabal R, González Osorio G. Factores de riesgo y consumo de alcohol en adolescentes. Mult Med [revista en Internet]. 2016 [citado 8 Ene 2017];20(2):[aprox. 12p]. Disponible en: http://www.revmultimed.sld.cu/index.php/mtm/article/view/151
16 Otaño Fabelo Y, Valdés Rodríguez Y. Algunas reflexiones sobre el alcoholismo en la comunidad. Rev Cubana Enfermer [revista en Internet]. 2004 [citado 13 Nov 2016];20(3):[aprox. 14p]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-03192004000300003&script=sci_arttext&tlng=en

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Editada en la Universidad de las Ciencias Médicas de Cienfuegos